DOMINICAS: CELEBRANDO 800 AÑOS DE LA CONFIRMACIÓN DE LA ORDEN EN UN MONASTERIO CONTEMPLATIVO

Posted by on Mar 24, 2016 in Congregaciones, noticias | No Comments
DOMINICAS: CELEBRANDO 800 AÑOS DE LA CONFIRMACIÓN DE LA ORDEN EN UN MONASTERIO CONTEMPLATIVO

Ya son varias las congregaciones de la familia dominica con las que colabora la Fundación. Entre ellas destacan las monjas dominicas del Monasterio de Santo Domingo de Guzmán, en Zaragoza, que fueron las primeras en solicitar la incorporación en esta iniciativa Intercongregacional que gestionamos desde la Fundación. Sor Rosario nos cuenta cómo está viviendo la celebración de los 800 años de historia de la Orden:

“Si bien estamos siguiendo los principales eventos muy de cerca, es a nivel comunitario y personal que yo lo resumiría en una expresión muy concisa: “reavivando el fuego del Amor primero”. Volver a rumiar cómo el Espíritu movió a Domingo de Guzmán hasta la formación de la Orden de Predicadores en sus monjas y en sus frailes. Repasar cómo a lo largo de los siglos ha guiado los pasos de nuestras Comunidades respectivas hasta formar en este Monasterio una comunidad con monjas provenientes de diez Monasterios.

Considerar mi propia trayectoria personal a la luz del Espíritu, no puede moverme a otra cosa que a una inmensa gratitud por el amor de Dios que se ha hecho don en mi vida. Y si la gratitud es verdadera, no puede llevarme a otra postura sino la de querer a ese infinito amor, con un amor muy pequeño, muy limitado como es el mío, pero que sea un amor TOTAL. Años han ido pasando y durante ellos la Palabra ha alumbrado los aconteceres de mi vida. Y a mayor Luz, mayor conocimiento, y a mayor conocimiento mayor Amor.

No se trata pues, del recuerdo de lo que fue hace 800 años. Se trata más bien de que la Orden la tenemos que confirmar día a día con nuestras vidas, en una Iglesia y en un mundo, en los que tal vez hoy más que nunca son necesarios esos valores. Sí, me lo creo. Estoy fuertemente convencida de que mi VIVIR en plenitud, en fidelidad y en coherencia es la mayor aportación que puedo hacer a las necesidades del mundo de hoy. Y del mismo modo estoy convencida de que no se puede mantener esa fidelidad del Amor Total sino desde el fuego interior que anima mi momento actual.

¡VE Y PREDICA! Escuchó Domingo. Hoy, sus hijas/os le damos gracias a Dios por la confianza mostrada en el envío y le pedimos desde nuestra limitación el don de vivirlo con pasión por Dios y por los hombres…”

Comenta