VIVENCIAS DESDE LA TERAPIA OCUPACIONAL

El cuidado de los mayores
3 enero, 2018
Show all

VIVENCIAS DESDE LA TERAPIA OCUPACIONAL

¡Hola! me presento: soy Adriana, la terapeuta ocupacional de la casa de Gracia (Barcelona), y me gustaría explicaros mi experiencia “profesio-personal”.

Hace algo más de año y medio empecé a trabajar aquí, y la verdad es que antes de optar al puesto de trabajo pensé que podría ser un lugar donde yo aprendiera más de las Hermanas que ellas de mí, y…. !creo que ha sido así!.

Los inicios, como en muchos sitios no fueron fáciles. Me encontré con un grupo de personas algo cerrado, con sus costumbres arraigadas, bastante independientes en su hacer, y que no acababan de comprender quien era yo, qué era la terapia ocupacional, y qué venía a hacer a su casa.

Los primeros meses fueron de conocimiento mutuo; me tenía que adaptar a unos horarios y rutinas, y ellas se tenían que adaptar a mí.  Junto con Milagros (la Hna. superiora), y con Marta (la DUE ), acordamos que un día a la semana haríamos una actividad de estimulación cognitiva de forma oral, por el déficit visual de algunas Hermanas, y el otro día haríamos psicomotricidad para el mantenimiento físico y funcional. 

Y así fue, y empezaron a pasar los días y la asistencia a las actividades era irregular. Algunas Hermanas veían “una pérdida de tiempo” mi trabajo, y no participaban casi nunca hasta que Marta tuvo una gran idea: realizar algún detalle para regalar a las Hermanas de la provincia que acudieran a la fiesta anual que se hacía en la casa. Y así hice, y nos pusimos manos a la obra. La idea tuvo una gran acogida, y la colaboración y participación mejoró mucho. Para ese día también hicimos una gran pancarta de bienvenida que se veía desde el jardín y que gustó mucho a todas.

La fiesta fue todo un éxito y marcó un punto de inflexión en mi trabajo. Ahora todo era más cómodo, más fluido, empezamos a conocernos más, y a reírnos. Llegaron nuevas Hermanas que se adaptaron rápido a la rutina de las actividades, y entre todas me llenaron de grandes experiencias y de cariño.

Es un sentimiento raro de explicar, ya que en la Universidad lo que te recomiendan es que no crees vínculos afectivos con los usuarios, pero aquí ¡eso era imposible!. Son un grupo adorable de personas que me han ofrecido toda su bondad, se preocupan por mí, y me han acogido como si fuera una más. Me siento muy querida y eso no hay manera de agradecerlo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.